Acerca de Nueva Zelanda

Nueva Zelanda ya no es un secreto ni para inversores ni para individuos de alto valor neto, sino una popular nación insular cuya economía está a punto de experimentar un auge durante la próxima recesión mundial.

En resumen, aquí hay una visión general de algunas razones por las que Nueva Zelanda debería estar en el radar de sus próximas inversiones:

  1. La población es relativamente pequeña y ha habido un interés increíble en la migración, lo que significa que hay una enorme afluencia de capital calificado de migrantes ricos. La política de inmigración de Nueva Zelanda sigue siendo relativamente asequible en comparación con Australia, y hay muchas opciones para ingresar al país.
  2. Nueva Zelanda exporta alimentos de alta calidad, productos de tecnología avanzada y educación de excelente nivel, por lo que su economía está creciendo mientras que su dólar está infravalorado. 
  3. Nueva Zelanda puede concederle un pasaporte después de cinco años de residencia, y con ese documento usted también puede residir en Australia de forma permanente.
  4. Los precios de las propiedades están en auge, y la enorme demanda y la baja oferta significan que seguirán aumentando.
  5. No hay impuesto sobre las ganancias de capital y no hay controles de divisas, por lo que los proyectos de desarrollo inmobiliario son una forma segura de preservar el capital.
  6. El país está a salvo del crimen y aislado del coronavirus. El aire, el agua y el mar limpios hacen que Nueva Zelanda se parezca mucho a Suiza.
  7. El sistema bancario es estable y seguro.
  8. Nueva Zelanda no le cobrará impuestos sobre sus ingresos mundiales durante los primeros cuatro años de su inmigración, después de lo cual hay otra laguna fiscal que le permite no volver a pagar impuestos nunca más. Aun así, tendrá que preguntar a nuestros expertos sobre esto porque es un secreto muy bien guardado por los círculos internos de los asesores fiscales. 
  9. Nueva Zelanda tiene cero impuestos para los fideicomisos de no residentes, lo que permite a los no residentes mantener activos a través de los fideicomisos de Nueva Zelanda sin perder dinero ante el fisco. Esta es una opción un poco más conocida. 
  10. Nueva Zelanda no tiene impuestos de ganancias de capital en metales preciosos.


Índice de libertad de Nueva Zelanda


El ranking de libertad de Mundo es esencialmente un índice en el que nuestro equipo de especialistas califica una combinación de libertades, incluyendo la libertad frente a la violencia y los ataques personales, la libertad financiera de los altos impuestos y otros gravámenes, y la libertad de hacer negocios sin interferencia del gobierno.


Estabilidad política: 9

Según el Informe sobre la Democracia en el Mundo, Nueva Zelanda es la cuarta democracia más sólida. Transparencia Internacional lo clasifica como el país menos corrupto y el World Justice Project sitúa a Nueva Zelanda como el séptimo Estado de Derecho más sólido del mundo. Esto habla bastante bien de la estabilidad institucional del país. Nueva Zelanda está geográficamente alejada de los problemas geopolíticos del mundo y espiritualmente también. No hay crisis de refugiados, ni golpes de estado, ni guerras, ni decadencia política. Es una de las democracias liberales más sólidas, que respeta las libertades de sus ciudadanos.

Si no conoce bien el sistema político de Nueva Zelanda y hace una búsqueda rápida del gobierno, descubrirá que el Partido Laborista está en el Gobierno y puede que se sienta amenazado. No se preocupes demasiado; Nueva Zelanda entiende la importancia de tener un sector empresarial fuerte y de apoyarlo. Le damos un 9 sólo porque no podemos descartar posibles subidas de impuestos en el futuro.


Gestión de patrimonios en Nueva Zelanda


Hace diez años, cuando alguien pensaba en lugares para proteger y mejorar su patrimonio, Nueva Zelanda era una opción prácticamente desconocida, pero la situación ha cambiado rápidamente. Hoy en día, el gran archipiélago maorí es uno de los destinos favoritos de los inversionistas más experimentados y de los individuos de alto patrimonio neto con los perfiles más altos y sofisticados del mundo.

Si lo pensamos, tiene mucho sentido. Después de la crisis financiera de 2008, vimos que las jurisdicciones que parecían más seguras se derrumbaron. Pero al mismo tiempo, durante esa crisis, la distancia que separa a Nueva Zelanda del resto de los países del mundo era ventajosa porque le permitía calcular mejor sus movimientos para evitar cualquier desastre.

Desde entonces, Nueva Zelanda se ha convertido en una de las mejores jurisdicciones para invertir. Ese aislamiento por razones geográficas contribuyó a proteger la economía de Nueva Zelanda, que desde entonces no ha dejado de crecer y subir en la clasificación de la libertad económica y la facilidad para hacer negocios.

Nuestros socios en Nueva Zelanda tienen años de experiencia en el diseño de estructuras y estrategias de inversión que le pueden ayudar a usted a multiplicar su riqueza al ritmo que mejor se adapte a sus necesidades. A diferencia de los servicios estándar de administración de patrimonio que puede encontrar en otras jurisdicciones, la ayuda de nuestros expertos en Nueva Zelanda se traduce únicamente en negocios rentables para usted.

Es esencial contar con un esquema de gestión de patrimonio sólido para aquellos que quieren ver que el fruto de su trabajo alcance nuevos niveles.
Nuestros servicios de administración de patrimonio en Nueva Zelanda pueden ayudarle de la siguiente manera:

Cuenta bancaria en Nueva Zelanda


Nueva Zelanda es un lugar que hace gala de misticismo y de unos dotes naturales imperturbables e imponentes. Es el lugar donde se inspiraron las más fantásticas leyendas maoríes, y hoy es también uno de los mejores lugares para vivir y disfrutar no sólo de una calidad de vida incomparable, sino también de una libertad económica como no se ve en otros lugares.

Hace algún tiempo, cuando el país entró en el top 3 de los países con más libertad económica según el Índice de Libertad Económica, Nueva Zelanda se convirtió en una de las mejores opciones para las personas que desean guardar su dinero en un lugar seguro y libre de peligros socialistas.

Este país tiene un je ne sais quoi que hace que quien pisa por primera vez la tierra maorí sienta que está en un lugar radicalmente distinto a todo lo que ha conocido.

Es uno de los diez mejores países del mundo para vivir. En comparación con el resto del mundo, Nueva Zelanda tiene una economía rica y desarrollada según los siguientes indicadores:

  • El PIB per cápita se estimó en 41.945 dólares.
  • Su inflación se fijó en el 1,6%.
  • El desempleo se situó en el 4,7%.
  • El dólar neozelandés se encuentra entre las 25 mejores monedas soberanas nominales del mundo.

No sólo el presente de Nueva Zelanda es brillante, sino también su futuro. El Banco de la Reserva de Nueva Zelanda (la autoridad monetaria central de este país) tiene proyecciones que muestran una tasa de crecimiento del PIB de entre el 2 y el 3% anual para los próximos años.

La economía neozelandesa funciona según los principios del libre mercado, en los que el Estado proporciona un contexto, incluido un marco de derecho comercial que promueve la competencia, para que las operaciones comerciales tengan lugar. 

El gobierno neozelandés ha sabido armonizar la dinámica de un mercado libre con políticas públicas bastante inclusivas, lo que convierte a este país en uno de los primeros de la lista para las personas que quieren tener su dinero en un lugar fiable y próspero. No es de extrañar que cada vez más personas de todo el mundo busquen la forma de colocar sus activos en bancos neozelandeses. 

Fondos de inversión en Nueva Zelanda


Nueva Zelanda es una de nuestras jurisdicciones favoritas. Este territorio, compuesto por dos grandes islas principales, tiene una diversidad natural sin parangón y una riqueza cultural cautivadora, y además disfruta de un gobierno estable. Nueva Zelanda es también una de las economías más libres del mundo.

Si tiene un family office o si busca un destino para un grupo de inversores que quieran invertir su dinero en una jurisdicción que no está bajo la lupa de la OCDE y los procedimientos, requisitos y honorarios no son un problema, los Fondos Administrados de Nueva Zelanda son una de sus mejores opciones.

Los fondos gestionados de Nueva Zelanda le ofrecen:

  • Flexibilidad para invertir en diferentes tipos de activos
  • No hay restricciones sobre las industrias en las que se puede invertir
  • Oportunidad de afianzarse en un mercado que no está tan explotado como en otras jurisdicciones
  • Eficacia en función de los costos
  • Un marco regulatorio bastante sencillo que responde a las necesidades actuales de los inversores
  • Un proceso de registro simple
  • Nueva Zelanda ocupa el primer lugar en el ranking de Doing Business del Banco Mundial, por lo que la oportunidad de capitalización de nuevos fondos es mayor que en otras jurisdicciones
El sistema fiscal de Nueva Zelanda


En los últimos 30 años, Nueva Zelanda se ha convertido en uno de los países más favorables en lo que respecta a la protección de los activos y las desgravaciones fiscales para los empresarios e inversores extranjeros. El Gobierno se ha esforzado por simplificar el régimen fiscal, los procedimientos y las formas de pago para que cada vez más inversores internacionales pongan su dinero en suelo maorí.

Quizás lo mejor del sistema fiscal de Nueva Zelanda es que el país, además de ser un centro financiero internacional y una de las mejores opciones que alguien puede tener para optimizar los impuestos, es también miembro de la OCDE, por lo que quienes quieran acceder a las ventajas fiscales de este lugar no tienen que preocuparse por la persecución que muchas jurisdicciones están sufriendo en estos momentos.


Las ventajas fiscales en Nueva Zelanda son las siguientes:

  • Se considera la Suiza del Pacífico Sur, que combina altos niveles de confidencialidad con precios más que asequibles para cualquiera.
  • Una industria bancaria estable, con una estructura especializada en fideicomisos.
  • Estructuras comerciales offshore con incentivos fiscales para extranjeros.
  • Protección adicional para los fideicomisos. Son irrompibles y nadie más que el propietario puede reclamarlos.
  • No hay impuestos sobre la renta, la herencia, impuestos locales o regionales, impuestos sobre la nómina, la seguridad social o impuestos generales sobre la salud.
  • Las empresas LTC son el vehículo perfecto para el intercambio comercial de capital.
  • Es posible adquirir derechos de propiedad y de inmigración de tal manera que podamos tener a Nueva Zelanda como nuestra segunda casa e invertir en activos dentro del país trabajando con los bancos locales en caso de necesitar algún tipo de crédito.
Nuestros patrocinadores
Expertos del país
Nueva Zelanda